Estabilidad presupuestaria

Estabilidad Presupuestaria

Sólo existen tres vías para sanear una Hacienda Local: aumento de ingresos, disminución de gastos o una combinación de ambos.

Existen gastos que no implican beneficios para la ciudadanía; algunos servicios sobredimensionados consumen demasiados recursos; y rara vez conseguimos el mínimo precio. Por tanto existe un gran margen para implementar medidas sencillas y de manera inmediata con importante repercusión en la reducción de los gastos corrientes. Una correcta estrategia fiscal aplicada al IVA sin duda será una valiosa fuente de ahorro de costes.

Por el lado de los ingresos, y teniendo en cuenta el nivel de presión fiscal se debe tender a la “autofinanciación” de aquellos servicios que no están gravados o su tasa está desactualizada.

Los planes de reequilibrio y de saneamiento económico-financiero no deben convertirse en meros trámites a superar, sino que deben concebirse como instrumentos útiles para la planificación y control de las medidas adecuadas para revertir una situación económico-financiera adversa, manteniendo aquellos servicios sostenibles demandados socialmente.